fbpx

Carta: Derecho a la Gratuidad

Nada más gráfico de la desconexión del actual Gobierno que lo que sucede en las propuestas de Educación superior. Hoy, ante la complicada situación que tienen los y las estudiantes, y que está empezando a repercutir fuertemente en las universidades, el Gobierno se plantea una vez más como mejor aliado de los bancos y opta por ampliar el CAE.

Esta respuesta es totalmente reprochable y va en dirección contraria con las necesidades de los y las estudiantes y sus familias. Ignora que son más de nueve mil estudiantes que han decidido congelar o abandonar sus estudios durante esta pandemia y que decenas de miles no han podido pagar las cuotas del CAE. 

Por el contrario, el Mineduc ha cerrado la puerta ante la petición de abrir a un nuevo proceso de postulación a la gratuidad donde considere la situación económica actual de los estudiantes y así otorgar los beneficios en relación a esta. Esta es una atribución con la que cuenta el Ministerio. No puede ser que se esté infringiendo este derecho por falta de un proceso administrativo que lo impida o – bajo el argumento del  Ministerio de Educación- que implica un mayor costo fiscal asociado a la medida. Cabe recordar, que cada año hay recursos asignados a Gratuidad que quedan sin utilizar y por otra parte, un informe emitido por la misma Dipres emitido el 27 de mayo del presente año, muestra que el costo aproximado de la medida de extensión del plazo del CAE implica más del doble de recursos fiscales que el de gratuidad. 

Cuando no hay voluntad política, la imaginación es escasa y volvemos a las mismas propuestas que nos llevaron a esta situación. Invitamos a que el Mineduc a que ponga el foco en las familias de Chile y proponga activamente medidas para que alivianen la situación de las y los estudiantes y sus familias, terminando con la lógica del endeudamiento que profundiza la desigualdad y el agobio y pone en riesgo a nuestras universidades. La educación es un derecho y el Estado lo debe garantizar, eso sí es responsabilidad fiscal.

Por Nicole Martínez, Vicepresidenta FECH, y Giorgio Jackson, Diputado Revolución Democrática